Carmen Fenández no es una observadora superficial del paisaje asturiano, sino que éste ha sido captado por sus pinceles con una precisión y un sentimiento que asombran.

 

La afición de esta artista por la pintura surgió en su adolescencia, cuando estudiaba el Bachillerato, pero lo cierto es que su pasión desbordante por los pinceles tomó su actual dimensión, en cuanto a estilo, temática y dedicación, en los últimos diez años, la etapa en la que surge la artista que nos muestra su mirada sobre el paisaje regional principalmente, dando muestra de una exquisita sensibilidad.

 

                                                                                                J. A. Quintana (La Nueva España)